Semillas de uva; contra el cancer

03

Las uvas han demostrado su gran valor medicinal y nutricional por miles de años, ya los Egipcios las comían hace al menos 6.000 años, así como varios filósofos griegos alabaron su poder curativo, por lo general en forma de vino, pero también los curanderos europeos elaboraban un ungüento con la savia de la vid, para tratar enfermedades de la piel y de los ojos.

Las hojas de la vida se utilizaba para detener el sangrado, la inflamación y el dolor, como en el caso de las hemorroides, así como las uvas inmaduras conformaban recetas para

tratar el dolor de garganta y sus pasas para el estreñimiento y la sed.

Los romanos utilizaban uvas maduras dulces para tratar una variedad de problemas de salud como; el cólera, la viruela, las náuseas, las infecciones en los ojos, la piel, los riñones, enfermedades del hígado y también el cáncer.

Sin embargo las uvas entre los productos químicos saludables que contiene, se encuentran unos especialmente un complejos y son las proantocianidina oligoméricas u OPC, que se constituyen en un poderoso antioxidante natural capaz de actuar en el organismo por 3 días, a diferencia de otros antioxidantes que lo hacen solo por horas.

Este tipo de compuesto se encuentra en todo el fruto pero particularmente en gran concentración en las semillas, y la capacidad de actuar por tanto tiempo en el organismo hace a las uvas una poderosa herramienta para luchar contra la enfermedad, particularmente el cáncer, desarrollado por la acción de los radicales libres, moléculas dañinas que atacan la integridad celular llegando al ADN.

En resumen, los antioxidantes son sustancias que destruyen los radicales libres, compuestos dañinos que en exceso dañan el ADN o material genético e incluso pueden causar la muerte celular. Los radicales libres se cree que contribuyen al envejecimiento prematuro, así como el desarrollo de una serie de problemas de salud, incluyendo enfermedades cardíacas y el cáncer.

Existe buena evidencia científica respecto de los beneficios del extracto de semilla de uva puede ayudar a tratar la insuficiencia venosa crónica y el edema. Un estudio llevado a cabo sobre voluntarios sanos encontró que tomar el extracto de semilla de uva incrementó sustancialmente los niveles de antioxidantes en la sangre.

El contenido de vitamina E, flavonoides, ácido linoleico y los OPC, se encuentra altamente concentrados en las semillas de uva, pero también se pueden encontrar en concentraciones más bajas en la piel de la uva. Los OPC también se encuentran en el jugo de uva y el vino, pero en concentraciones más bajas.

El resveratrol es otro de los compuestos importantes contenidos en la uva que se relaciona con los OPC y encuentran principalmente en las pieles, se ha vuelto muy popular como un antioxidante y está siendo estudiado en relación con una variedad de enfermedades.

Usos medicinales e Indicaciones

En la actualidad los extractos estandarizados de semilla de uva son utilizados para tratar una variedad de problemas de salud relacionados con el daño de los radicales libres, que alcanzan a las enfermedades del corazón, diabetes y cáncer. Extracto de semilla de uva también se ha demostrado que protege contra infecciones bacterianas, tales como Staphylococcus aureus.

Los flavonoides que abundan en el vino tinto han demostrado además tener la capacidad de ayudar a proteger el corazón al reducir los niveles de colesterol malo o LDL. La recomendación saludable para consumir vino tinto es de no más de 2 vasos diarios, los cuales alcanzan a contener solo 20 gramos de alcohol etanol en el caso de ser hombre y no más de 1 si es una mujer, ya que esta es la medida adecuada para obtener beneficios saludables, de lo contrario se incurrirá en un exceso y por supuesto esto es malo para la salud.

Cáncer

Puntualmente en lo que respecta al cáncer, los estudios han encontrado que los extractos de semilla de uva puede prevenir el crecimiento o desarrollo de los siguientes tipos; de mama, estómago, colon, próstata y células de cáncer de pulmón en tubos de ensayo, siendo los antioxidantes contenidos en las semillas los que tienden la reducir el riesgo a esta grave patología.

Es de tener muy en cuenta que el extracto de semilla de uva, también puede ayudar a prevenir el daño a las células hepáticas humanas causado por medicamentos de quimioterapia. Pero una buena recomendación es hablar con un especialista o farmacéutico, antes de combinar antioxidantes con cualquier medicamento de quimioterapico, para asegurarse de que la interacción sea segura, o sea que no interfieran con los efectos que se esperan del mismo.

Formularios disponibles

La semilla de uva está disponible como un suplemento dietético en cápsulas, tabletas y extractos líquidos, pero se deben buscar los productos que están estandarizados con proantocianidinas o un contenido de OPC de no menos del 95 por ciento, siendo lo ideal consultar siempre con un profesional al respecto, para elegir el más adecuado en cada caso individual.

CONOCE TU HOROSCOPO CHINO
Ingresa tu fecha de nacimiento:
Tu signo es:
Conoce las virtudes de tu signo en el Milenario Horoscopo Chino

Blogs Amigos